Seleccionar página

El cáncer es uno de los principales retos sanitarios a los que nos enfrentaremos en los próximos años. Una de cada tres mujeres y uno de cada dos hombres desarrollarán esta enfermedad en España. Sin embargo, gracias al trabajo de investigación realizado en los últimos 20 años la supervivencia al cáncer se ha incrementado en un 20%. Nuevas herramientas de diagnóstico precoz, tratamientos más selectivos y otros avances han logrado que, aunque todavía no se pueda curar, se haya avanzado mucho en la cronificación de esta patología.

Pero para poder investigar hace falta dinero. Por eso todas las iniciativas destinadas a recaudar fondos son siempre bienvenidas. Este mismo jueves 28 de enero, la asociación Endavant Chic@as ha hecho entrega al Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) de los fondos que han recaudado a lo largo del 2020 con este objetivo. En total, 11.405,34 euros que se destinarán a investigar nuevos tratamientos para el cáncer de mama.

“Sabemos que las necesidades de investigación son mayúsculas y estamos muy orgullosos de poder aportar nuestro grano de arena. Somos conscientes de la importancia de la investigación y por eso nos volcamos desde hace años en lograr recaudar fondos para ayudar en la gran labor que se lleva a cabo en el VHIO”, explicó Luisa Vázquez, presidenta de Endavant Chic@s.

Esta asociación, cuyo objetivo es dar un apoyo integral a los pacientes en la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Vall d’Hebron, es muy activa y desde hace años colabora estrechamente con el VHIO. Juntos organizan diferentes actividades a través de las cuales se busca ayudar y apoyar a las pacientes de cáncer de mama tanto mediante la organización de charlas y conferencias como a través de distintos talleres.

Los fondos recaudados se destinarán a dos proyectos centrados en el cáncer de mama, uno de ellos dirigido por la Dra. Marta Capelán y el otro por la Dra. Judith Balmaña. “Toda ayuda es siempre bien recibida. La investigación es nuestra mejor herramienta en la lucha contra el cáncer y gracias al donativo recibido seremos capaces de seguir avanzando en este camino por lograr cronificar esta enfermedad y mejorar la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama”, comentó la Dra. Saura, jefe de la Unidad de Mama de Vall d’Hebron e investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO, mientras que la Dra. Balmaña añadía: “La financiación que hoy recibimos nos permitirá trabajar para entender mejor cuáles son los mecanismos genéticos que se esconden detrás del cáncer. Saber cómo funciona esta enfermedad es un paso previo imprescindible para abrir la puerta a nuevos tratamientos que sean cada vez más selectivos y eficaces”.

Cómo calcular mejor el riesgo de sufrir un cáncer de mama
Conocer con precisión el riesgo que tiene una mujer de desarrollar cáncer de mama es crucial para individualizar su seguimiento de detección precoz y prevención. En mujeres con historia familiar es especialmente importante tener en cuenta los diferentes factores que pueden influir en el desarrollo de un cáncer para adecuar el manejo clínico más ajustado al riesgo estimado. El proyecto que dirige la Dra. Judith Balmaña se centrará en cómo mejorar y hacer más preciso el cálculo de riesgo de desarrollar un cáncer de mama.

En la actualidad existen diversos modelos predictivos de estimación de riesgo de desarrollar cáncer de mama que permiten individualizar cada caso y obtener un riesgo ajustado. Para ello se tienen en cuenta las múltiples variables que influyen en el desarrollo de un cáncer, como son los factores hormonales, el estilo de vida, la densidad mamaria y el PRS (del inglés, Poligenic Risk Score o Puntuación de Riesgo Poligénico).

“Este último es un valor que se obtiene de estudiar pequeños cambios en nuestra arquitectura genética. Entre estos cambios o SNPs, del inglés Single Nucleotide Polymorphism o Polimorfismo de nucleótido único, se han descrito 313 SNPs implicados en cáncer de mama, que según la combinación pueden conferir un papel protector o, por el contrario, predisponer al desarrollo de un cáncer”, explica la Dra. Balmaña.

Diferentes estudios han descrito que estudiar estos SNPs, y por lo tanto calcular el PRS de las mujeres con historia familiar, mejora su clasificación de riesgo y conlleva un mejor seguimiento clínico. “Nosotros proponemos analizar el papel del modelo poligénico y la densidad mamaria en la estratificación de riesgo de mujeres entre 35 y 60 años, usando el modelo predictivo CanRisk, con el objetivo de hacer una estratificación individualizada y más precisa de su riesgo a desarrollar cáncer de mama. Esta estimación permitirá proponer un manejo clínico individualizado en cada mujer”, finaliza la Dra. Balmaña.

El yoga y la fatiga relacionada con el cáncer
Uno de los principales problemas a los que se deben enfrentar las pacientes con cáncer de mama es la fatiga relacionada con el cáncer. Se trata de un cansancio persistente que afecta tanto física como emocional y cognitivamente, secundario a los tratamientos oncológicos recibidos. “Se trata de una afectación con una alta prevalencia. En pacientes con cáncer de mama sometidas a tratamiento de quimioterapia neoadyuvante puede llegar a alcanzar porcentajes de entre el 80 y el 90%. Además, en una de cada tres mujeres supervivientes que han sido tratadas con quimioterapia en la enfermedad precoz persiste la fatiga relacionada con el cáncer a los cinco años del diagnóstico. Todo esto tiene un impacto significativo en su calidad de vida diaria”, apunta la Dra. Marta Capelán, oncóloga médica del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO.

Diversos estudios han señalado que esta fatiga está relacionada con la producción de citoquinas proinflamatorias, con la desregulación del eje hipotalámico-pituitario-adrenal y con la desregulación del sistema nervioso autónomo. Otros factores que influyen y que también han sido descritos en diversos estudios son la predisposición genética y factores individuales como la ansiedad, la depresión o eventos traumáticos, que pueden aumentar el riesgo de padecer este tipo de fatiga.

“En la última década diversos estudios clínicos han demostrado el beneficio significativo del yoga en el manejo de la fatiga, el insomnio y la depresión en pacientes supervivientes de cáncer de mama y en aquellas que están siendo sometidas a quimioterapia. Sin embargo, algunos de estos estudios tienen importantes limitaciones metodológicas”, apunta la Dra. Capelán, quien ahora, y gracias al donativo recibido, espera poder evaluar mejor el beneficio del yoga con un estudio aleatorizado en el que un grupo de pacientes con tratamiento de quimioterapia neoadyuvante recibirán durante 24 semanas dos clases semanales de yoga online –debido a la situación de la pandemia de la COVID– frente a un grupo de control. Este ensayo además también estará financiado con la donación del Paseíco de la Mama, un paseo solidario que se viene realizando en Zaragoza desde el año 2011 con el fin de recaudar fondos para la lucha contra el cáncer de mama.

El estudio no solo evaluará la participación, adherencia y satisfacción del programa en las pacientes, sino que también cuenta con una parte translacional en la que se medirán los cambios en las citoquinas proinflamatorias y cambios en la expresión de genes relacionados con la inflamación. “De esta forma queremos identificar también cuáles son los factores de riesgo que predisponen a padecer esta fatiga relacionada con el cáncer e identificar las características de pacientes en las que un programa de yoga tiene un mayor beneficio”, finaliza la Dra. Capelán.

Por todo ello, en VHIO estamos muy agradecidos a la asociación Endavant Chic@s por todas las iniciativas que he están llevando a cabo y todo el apoyo que brindan a la investigación.